Luis Fernández Salcedo

Luis Fernández Salcedo

Leyendo los libros de Luis, uno se vuelve bueno, aunque los instintos se le resistan; se ríe y sonríe, aunque la mueca le tuerza los ensueños y… sobre todo, aprende (…) Lo fundamental en ellos es la sangre viva de esa pequeña historia de cada día, que va haciendo la gran historia de los hombres y las cosas”, Rafael Campos de España.